Apologetica Catolica

LA EUCARISTIA: PRESENCIA REAL DE CRISTO 

 
Para la mayoría de las iglesias cristianas la “Eucaristía” (acción de gracias), es solamente un simbolismo de las palabras de Jesús en la “última cena”, celebrado con los apóstoles en la fiesta de la Pascua, aquel jueves santo del año 33 de nuestro era, el día anterior a aquel en el que sería sacrificado en la cruz. 


Por otro lado, para la Iglesia Católica fiel a la tradición del mensaje divino, ha enseñado que la “Eucaristía” es verdaderamente la presencia del Cristo en la “Hostia”, que será entregado por todos nosotros, y en el “Vino” que será derramado por todos nosotros, como un “nuevo pacto” (Mateo 26,26-28: Marcos 14, 22-24: Lucas 22,19-20). Por esta razón, el Hijo de Dios mandó a conmemorar a sus discípulos este milagro, en recuerdo suyo (1 Corintios 11,25), hasta que el vuelva (Apocalipsis 22,20). Igualmente, las Sagradas Escrituras nos dice que los primeros creyentes “se reunían en el templo, y en las casas partían el pan y comían juntos con alegría y sencillez de corazón”(Hechos 2,46}; principalmente el domingo, llamado el “día del Señor “ o “primer día” de La semana (Hechos 20,7). Por ser el día en que el Mesías resucitó y venció a la muerte (Juan 20,1). 

En la historio de la Iglesia Primitiva hay constancias escritas, como el testimonio de San Justino Mártir, hacia el año 155, para explicarle al emperador romano Antonio Pío, sobre el memorial que hacían los católicos: “Los fieles que asistían al santo Sacrificio comulgaban bajo ambas especies. Los hombres recibían la santa Hostia en su mano y las mujeres en un lienzo blanco; unos y otros bebían del cáliz que les presentaba el sacerdote o el diácono...lo que sobraba del vino consagrado se repartía entre los niños presentes, y el pan consagrado restante era llevado a los enfermos y a los cristianos presos en los cárceles”. 

Hay que resaltar también el famoso “milagro eucarístico” que se conserva en Lanciano ( Italia), cuando en el siglo VIII, durante la misa un monje basiliano dudó de la presencia de Cristo en el momento de la elevación, y para asombro suyo la “Hostia” se convirtió en carne de corazón humano y el “Vino” en sangre de tipo AB (la misma de la sábana santa en que envolvieron el cuerpo de Jesús aI ser bajado de la cruz, y que se conserva en Turín (Italia). Este milagro ha sido plenamente confirmado por los resultados de los análisis de la ciencia moderna. Cumpliéndose así las palabras del Mesías a los judíos incrédulos en la sinagoga de Capernaun: “El pan que yo daré es mi propio cuerpo” (Juan 6, 51). 

Es tan significativo la presencia del Salvador en la Eucaristía, que hasta las sectas satánicas se reúnen para profanar la Hostia escupiéndola y pisoteándola en el suelo, mientras se invoca el nombre del Demonio. Por otro lado, en muchas iglesias o capillas católicas se hace la exposición del Santísimo (Hostia consagrada que permanece en lo custodia para la adoración de los fieles). Allí en un ambiente sacro y de piedad se hacen plegarias “unos por otros” (Santiago 5,16), ya que San Agustín decía que “la oración es la fuerza de los hombres y la debilidad de Dios”. 

Cuando volvamos a comulgar, tengamos siempre presente las palabras del Evangelio: “Quien come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna; y yo lo resucitaré en el último día” (Juan 6,54).
 
 
Por (Guido Rojas)

© 2017 Apologetica Catolica